¡Refrescamos nuestra imagen!

Lolita, un rebranding hacia una receta más actual y cosmopolita sin olvidar su origen.

Hay nombres que son capaces de evocar recuerdos, lugares, tradiciones y sabores transmitidos generación tras generación y Lolita es uno de ellos. Nos sentimos muy orgullosos de nuestras raíces y nuestras recetas clásicas pero, también tenemos la sensación, de que tenemos que mantenernos despiertos, evolucionar y reinventarnos un poco cada día.

De aquí surgió la necesidad de plantear un rebranding para la marca que sorprendiera sin perder la esencia de Lolita.

¿Cuál es el sentido del rebranding?

Las fronteras del sabor se han difuminado a nivel global, las culturas convergen y los sabores cada vez se fusionan más y llegan más lejos. Aquí es donde Lolita sintió que quería ser una experiencia en sí misma, mostrar como busca vivir la vida, destacar que es un eje vertebrador en los momentos en los que se comparte y consolidarse como una marca capaz de ser un puente entre el pasado y el presente.

En nuestro caso rebranding no significa olvidar, al contrario, es sinónimo de enfatizar. Seguimos abrazando las recetas tradicionales con dedicación, ya que son parte de nuestra identidad y nos han convertido en un icono a lo largo de los años, respetamos y amamos nuestra historia pero también reconocemos nuestra necesidad de adaptarnos y crecer. Queremos también contar que tenemos mucha energía, que nuestra marca se activa cuando es compartida y creadora de recuerdos en cada aperitivo y que es perfectamente capaz de llegar a cualquier mesa que se lo proponga.

No solo hemos hecho un cambio de imagen, hemos definido mejor cuál es el nombre del crunch que tanto os gusta.

Como nuestros snacks, esto se comparte